Entrevistamos a Mariano Champagna de la banda Mach.

 Arranquemos de atrás para adelante. Cómo se forma la banda allá por 2016?

En realidad MACH nace mucho antes del 2016, creo que desde nuestras primeras bandas, de cuando éramos chicos. Siempre decíamos que teníamos que hacer una banda que se llame MACH, la idea siempre estaba flotando en el aire. Aclaramos que MACH es por nuestras iniciales Mariano/ Aníbal/ Champagna.

Finalmente se dió en el 2016. Básicamente MACH es una banda de rock liderada por Aníbal Champagna (voz & teclados) y Mariano Champagna (batería & coros), nacida en la ciudad de La Plata, Buenos Aires, Argentina.

Teníamos una propuesta, cosas para contar, para decir, varias ideas, muchas canciones  y sobre todo ganas de ponernos a trabajar en ellas y compartirlas. Al momento de armar la banda y ver quienes nos iban a acompañar en este proyecto, sumamos a Mauro Ruíz, un excelente guitarrista con el cual congeniamos inmediatamente y también sumamos a Julio Rígoli, un excelente bajista/contrabajista, amigo de años y compañero en proyectos musicales anteriores.

Es así que todo lo que vino después fluyó de una manera muy natural con resultados más que satisfactorios para nosotros.

 
Qué les enseñó el tiempo recorrido juntos?

Nos enseñó muchísimas cosas. Crecimos tocando y haciendo música, toda una vida regida por una clave de sol que nos marca el horizonte a través de un pentagrama.

Creo que la piedra fundamental está en la familia, es el valor más importante que tenemos, de ahí nace todo, y a partir de allí comienza tu formación y tu camino. De allí  nace la enseñanza principal y fundamental. Siempre tratamos de conectar  con nuestra esencia y construir a partir de ahí.

El camino recorrido nos enseñó también a ser perseverantes, pacientes, luchadores, a no bajar los brazos nunca, a perseguir el objetivo trazado  y no desviarse en el camino hasta cumplirlo y sobre todo estar siempre conectado con tu lado más positivo, te hace ir mas aliviado por el camino y estar mucho más lúcido y relajado al momento de tomar tus decisiones.

Particularmente creemos que el presente nos encuentra en un gran momento personal, de maduración y disfrutando plenamente de lo que hacemos.


  Hay varias nominaciones para los premio Gardel. Cómo viven eso?

 La verdad que estamos muy felices por la postulación a los Premios Gardel. Lo vivimos con mucha alegría. Todo reconocimiento a nuestro trabajo es un gran mimo para nosotros y un gran incentivo para seguir adelante con más fuerzas siempre. Estamos postulados en 4 categorías, Album del año, Mejor grupo de rock, Mejor nuevo artista y Canción del año. Así que acá estamos, a la espera de la sonrisa de Gardel.

 

Cómo fue la grabación de su disco Viento?

 Fue un disfrute total, de principio a fin. Es un disco en el cual pudimos librar nuestras sensaciones, las invisibles y las cotidianas. De alguna manera Viento fue la excusa  perfecta para dar salida a nuestras emociones.

El disco contiene diez canciones , en donde prevalece más la inspiración  que las  ideas preconcebidas. Se caracteriza por un sonido rockero muy marcado, armonías vocales, atmósferas asociadas al pop y aires del folk americano. Siempre bajo el concepto del género canción como patrón general, una mixtura que termina definiendo el sonido de MACH.

Además de un disco de canciones, es un viaje cargado de imágenes y paisajes sonoros, empezando por el título del álbum, Viento, que más allá de ser un símbolo característico de la Patagonia, nuestra tierra natal, nos cautivó el concepto  y la idea de su fuerza natural, de cómo se manifiesta  y lo que provoca y deja  a su paso. Por eso hay un guiño y una dirección del disco hacia allí.    

Consideramos que es un disco urbano, de ciudad, con empedrado y nostalgia de tango pero también de viaje, de carretera.

Muchas de las canciones de este disco las creamos y trabajamos junto a nuestro amigo y gran músico Adrián Barros.

La producción general estuvo a cargo de MACH.

Cuenta con la participación especial  y estelar del amigo Victor Bertamoni  (guitarrista de Estelares)

Los músicos que participaron en el disco son: Aníbal Champagna en voz y teclados, Mariano Champagna en batería y voces, Mauro Ruiz en guitarras, Leandro Luisi y Julio Rigoli en bajo.

Grabado y masterizado en La Plata, Buenos Aires, Argentina. Grabado en Plato Hondo Estudio por Luciano Caselli  y en Estudio 72 por Mauro Ruiz, y masterizado en Digital Art estudio por Diego Rodriguez. Las fotografías estuvieron a cargo de Evangelina Alessandra fotografía y el diseño de tapa por Pablo Iglesias. Las visuales en vivo, fotografía y asistencia general a cargo de Marcelo Maldonado Corbo.

Particularmente este disco lo sentimos  como un resumen de nuestra  carrera hasta el día de hoy, en donde al final prevalece un sentimiento de  optimismo, una amplia sensación de libertad  y  un mensaje totalmente positivo sobre todas las cosas.

 

Cuáles son sus planes a futuro?

Realmente hay mucho por hacer, hay varios planes para el futuro. El objetivo central es la presentación en vivo del disco, ahí es donde estamos apuntando todos los cañones. Ojalá sea pronto. También estamos craneando la producción del próximo video clip, que es de otro de los cortes de Viento.

Por otro lado también hay canciones nuevas por hacer y por compartir. Hay temas que quedaron afuera de este disco y que quizás sean parte del próximo disco de MACH.

Asi que esperamos pronto estar compartiendo nuevamente el escenario con los grandes músicos que nos acompañan actualmente,  la gran Lucía Cermelo , tremenda bajista y el gran Gustavo Lojo con su viola mágica. Y por supuesto compartir con toda la gente, todos los amigos que siempre están ahí y nos apoyan en cada show de MACH.

Tenemos mucho material por mostrar que tiene que ver con Viento; videos, fotos, etc.

Y siempre hay alguna sorpresa que nos guardamos para que no pierda el carácter de tal! Así que pronto, mas novedades…

 

Como los trata la pandemia?

Cómo te comentábamos antes, tratamos de estar siempre conectados con el lado más positivo, te hace ir mas aliviado por el camino y estar mucho más lúcido y relajado.

Somos conscientes de que es una situación extraordinaria pero pasajera al fin. Creemos que entre todos podemos ayudar a que esta situación se revierta lo más pronto posible.

Acordarse siempre que crisis es oportunidad. Por eso mientras tanto, paciencia, poner lo mejor de nosotros y nunca perder el horizonte, perseguir incansablemente tus objetivos y tus sueños siempre. Y sobre todo disfrutar cada instante del viaje, con el viento en las velas.



Categorías: Notas