Por Jessica Vispo 

Fotos Florencia Carrasco



A lo largo de la historia en lo que respecta a la música, no es casualidad que la ropa haya jugado un papel fundamental como símbolo a cada una de las épocas. Actualmente, usar ropa con conciencia se ha transformado en mucho más que una tendencia, más que una moda (en las malas lenguas) y mucho más que el simple hecho de “vestir bien”.  Lo que vestimos va más allá del simple hecho de usar unas “prendas”, se trata a cerca de nuestros conceptos, nuestros ideales y de cómo me percibo a través de eso. 

A grandes rasgos, la música siempre ha sido una pieza fundamental en la vestimenta; recordemos que, a través de esta, se ha convertido en un elemento de protesta en los años 60´s cuando surgió el movimiento hippie, o también en los 70´s, cuando surge el punk como subcultura,  dejando ver cabelleras de colores, crestas, camperas de cuero, jeans y chaquetas, todo elaborado como una expresión de rebelión al sistema.

Florencia Carrasco cursa el segundo año de la carrera de Artes Plásticas en la Facultad de Artes de La Plata. Vive en la ciudad con su perro Nilo. Le queda una materia para recibirse de escenógrafa de la escuela de teatro. A raíz de la fotografía (carrera que hizo en Berazategui)  se comenzó a meter en el mundo del teatro y la indumentaria. De chica hizo canto, estudió guitarra y aprendió  danza.

Luego del secundario empezó a estudiar cine en un instituto en Capital Federal, en San Telmo. Entre idas y vueltas, luego de un año y medio, abandonó la carrera y se metió a estudiar inglés. También pasó por la carrera de terapia ocupacional. Aproximadamente en 2013, estalló el boom de las ferias americanas, entonces empezó a vender ropa usada con mucho éxito.  Su experiencia en fotografía le permitió comenzar a experimentar con las producciones de moda, y al poco tiempo comenzó con la idea de diseñar modelos, para luego aprender a cocer y formar un estilo de ropa de los 50´s/60´s, que ya no son tan frecuentes en esta época. Entonces hizo una primera prueba con fotos y fue positivo. En paralelo a esto, comenzó una carrera de corte y confección también en Berazategui.  Cuando atendió una sugerencia sobre la escuela de teatro, vino a La Plata y empezó la carrera de escenografía. “Recuerdo que finalizando el jardín o empezando la escuela, tenía libros enormes , y los ponía  abiertos y parados, de la misma forma que ponen el montaje para los títeres, bueno yo hacía lo mismo y montaba como una especie de teatro, con muñecos e historias”, cuenta.

 

  • ¿Cómo surge Nutopia? ¿De dónde sale el concepto y por qué?

Nutopia sale en enero de 2016, aunque ya se venía craneando desde un tiempo antes.  El nombre surge a raíz de mi amor por los Beatles. Mi preferido es John Lennon , entonces me puse a buscar cosas relacionadas a él para ver si podía encontrar algo para la marca. Nutopia es una palabra inventada por John  Lennon y Yoko Ono. Lennon quería tramitar la ciudadanía de EE.UU, pero se la negaron. Entonces con Yoko inventan un país conceptual. Se trata de un lugar del que él hace referencia en la canción Imagine. De ahí viene el significado. Lo busque en marcas y patentes si estaba registrado y no, asique de ahí salió. La marca lleva una orientación de la época también, mezclar algo vintage con lo de ahora y me pareció un nombre súper contemporáneo para ponerle a la marca.

 

Lola Mir

 

  • ¿Sentís que te identifica el nombre? ¿Por qué?

 

Me representa por lo que por un lado dice el concepto de utopía, como esto de querer llevar a cabo un proyecto y la imposibilidad muchas veces del mismo. La combinación de la palabra, junto con la carga positiva de ese momento, me llegó,  lo sentí, como esto de ver imposible algo pero al final se termina concretando, en este caso la marca. Jamás imagine de todas maneras, terminar diseñando ropa. Cuatro años después  lo resignifico al nombre. Cuando llego a La Plata, me metí tanto en la facu que terminé dejando un poco de lado este proyecto, pero no dejé de hacer ropa. Nunca dejé de estar activa. Cuando vuelvo a retomar, lo hago con nuevos modelos, nuevos diseños, y  volví a tener una buena respuesta del público, re gustó, sobre todo al ambiente femenino. Entonces ahí te das cuenta que no hay un imposible, que si realmente deseas  algo y luchas por eso, no hay un imposible, y de ahí viene la resignificación del nombre.

 

  • Notando que hay una relación entre tu arte en Nutopia y la música, ¿qué podes decir sobre esto?

Me gusta mucho la música, hoy en día no importa el género, es música y lo que venga lo escucho. Obviamente tengo mis preferencias, pero está todo conectado, tanto a la hora de diseñar, como de plantear o trasmitir en instagram. Va de la mano de la personalidad e identidad de uno. Creo que la música es  el mejor invento del mundo. Es lo que inspira, lo que deriva todo tipo de arte. Me pasa que no puedo trabajar sin música, me lo hace  más llevadero,  realmente lo disfruto y creo que conecta por ahí.

 

  • Nutopia engloba un eslabón conceptual sobre los años 50/60, ¿cuál es la relación actual que se entrelaza con lo vintage?

Nutopia es  muy personal, es sobretodo cómo me visto . Lo que confecciono y vendo, es  parte de mi personalidad. En cuanto a la relación de la época de los 50/60, es por un gusto mío, me gustan los colores de esa época y  el movimiento que creaba en los cuerpos de las mujeres las prendas. Si bien no sale de lo que es el estilo Naif y Romántico, hoy en día me gustaría  dirigir la marca a algo más teatral, que tenga ese toque vintage, pero que sea también algo más contemporáneo. Quiero conectar todo lo que hago con la marca, jugar con la ropa.  Realizar una prenda que use en la cotidianidad pero que también pueda recrear una escena teatral en la calle. También es una ropa que roza lo aniñado con lo adolescente,  es una marca dirigida a lo juvenil, pero no tengo un tipo de edad a la vez. Lo que rescato también de esa época que lo relaciono también con Nutopia es que era una época donde las mujeres se empiezan a liberar, ya venían de los años 20. Entonces la mujer empieza a pisar fuerte en la sociedad, empieza a trabajar, a ponerse mal rebelde. Todo ese proceso se va viendo a lo largo de esa época y en los 60´s se reafirma más. Entonces quiero reafirmar eso hoy, rescatarlo. Nutopia no tiene una edad, así como puede usar una prenda una nena de 15 años, también una de 20, una señora más grande, no hay una edad determinada. No hay un límite en el uso de esa ropa, ni de edad, ni género. No porque haga faldas y vestidos lo van a usar solo mujeres, quien sienta que quiera usar esa prenda que la use.

  • Partiendo del punto de vista de que, a la hora de crear, son muchos los disparadores que nos traen inspiración para hacer tal o cual ..¿ Hay algún disparador particular para crear una prenda de Nutopia?

Sí, hay muchos disparadores. Creo que como cualquier artista, tenemos un panal de inspiración, un proceso creativo que después se va a ir desglosando y de ahí partís para hacer tu diseño. A mí me gusta leer mucho, ahora estoy retomando bastante. Leo bastante a cerca del arte, consumo mucha pintura contemporánea, esculturas, también un punto muy fuerte para mi es la música. Cuando escucho tal o cual canción empiezo a imaginar colores, entonces eso lo plasmo al momento de crear una prenda. Ahora estaba haciendo prendas lisas por ejemplo, pero me gustaría mucho crear estampas. Esto es parte de un universo y tanto la música como las pinturas, me inspiran a ese momento de crear.

Lola Mir

                                                                  

  • En relación con la situación actual de público conocimiento, ¿cómo lo estás atravesando o cómo te toca esta situación al ser una artista independiente?

Con respecto a la cuarentena la verdad que se complicó bastante, sobre todo la primer semana cuando se dio la cuarentena. Tuve que cortar todo lo que estaba produciendo, se cortaron las ventas también. Hablando con colegas, estamos todxs en la misma. Es una situación complicada, porque somos artistas y emprendedores que vivimos del día a día. También pienso en lo que va a ser el post. Quizás al principio decía como que podía aprovechar todo este tiempo para crear y demás, pero llega un momento en donde se te termina la tela, se termina el hilo, lo que fuere en cuanto a materia prima, y después era ¿producir para quién? A quien le iba a vender si el otre está en la misma que yo. Me había ahogado en preguntas y de replantearme un montón de cosas.  Si bien a mí me dan una mano mis viejos, hay situaciones mucho más complicadas que la mía. Hubo mucho apoyo en el medio entre colegas, y después se fueron liberando las ventas online, los envíos y eso ayudó bastante. Hay una comunidad de emprendedores muy linda en La Plata, juntes tratamos de elaborar estrategias para cuando finalice la cuarentena , de cómo remontarnos y apoyarnos entre nosotres para que no se pierda esto del emprendimiento justamente.




Categorías: Notas