Por Ariel Ebra.

Un 5 de abril de 1994 el mundo se despertó con la noticia que Kurt Cobain, cantante y guitarrista de Nirvana había sido encontrado muerto.

Cobain había decidido terminar con su vida luego de una espiral descendente de adicción a la heroína, problemas estomacales y depresión.

Cobain aportó al mundo con Nirvana una auténtica revolución musical y cultural, editando un disco bisagra en 1991 como "Nevermind".  Emergiendo desde el circuito independiente de Seattle en Estados Unidos y con sólo un disco anterior ("Bleach"), la banda encabezada por Kurt desplazó de los ranking a titanes del pop como Michael Jackson con canciones poderosas que resumian el pop, el rock, el punk y a veces una instrumentación casi heavy. "Smells like teens spirit" fue un himno que encolumnó a cientos de bandas que salieron a la superficie creando un gran movimiento que denominaron "Grunge".

"Nevermind" fue un disco de guitarras distorsionadas pero que también soñaba muy cristalino, la producción de Butch Vig y las mezclas de Andy Wallace le dieron un brillo del que luego renegaria Kurt.  Quedaron himnos inmersos: "Come as you are", "Lithium", "In Bloom".  La dinámica de tema suave que luego tenía otra parte más explosiva era un sello. Las presentaciones en vivo de la banda siempre fueron una catarata de electricidad, caos, rabia y por supuestos instrumentos rotos.

El lanzamiento del disco "In Útero" representó una toma de posición radical para la banda. Al recurrir a un productor como Steve Albini, el sonido de la banda fue feroz, ruidoso y sin concesiones para el mundo pop.

Basta escuchar "Serve the servants" , el inicio del disco, para notar el cambio: la banda suena más fresca y distorsionada, la voz de Kurt más podrida y las letras son íntimas y con aroma a despedida: "estoy tan cansado que no puedo dormir, soy un mentiroso y un ladrón" canta en "Pennyroyal Tea".

Luego de suspender la gira de presentación de "In Útero" en Europa, Cobain se internó en una clínica de recuperación de la que se fugó a los pocos días.  Volvió a su hogar y se disparó con una escopeta poniendo fin a su vida y a una banda que marcó a fuego a una generación que volvió a creer que cualquier podía tocar, formar una banda y tener reconocimiento, pero sobre todo, recuperar la máxima punk: "Do it yourself", hacelo vos mismo, con toda la pasión y sinceridad.

Categorías: Notas