Fotografìa por Romina Sautel y Alexis Salerno

 

El barrio. La noche. Los amigos. Una cerveza dando vueltas. Y las canciones, siempre las canciones y esa hermandad arriba y abajo del escenario. De eso y muchísimo más se trato el show en Guajira de Humano Hormiga.

   


La banda Las polillas de poliester llegaron justo pero tan justo desde Mercedes que ni probaron sonido y ya se subieron al escenario. Y la rompieron. Hasta trajeron un público devoto que no dejó de agitar todo el show.

   


Al toque nomás subieron los Humano Hormiga con un tridente poderoso: Espina negra, carroñeros y Mirame ahora. Y el público deliró.  Y la fiesta se armó de manera espontánea para nunca terminar. El tocho aportó su armónica en el escenario, enriqueciendo las canciones de la banda.

   

El Pato no dejó de conversar con la gente, aregando, agradeciendo a todos los presentes. Y también sobrevolando las canciones, la guitarra filosa de Facu Sanchez.

   


Pato advirtió que esta era la última  fecha por largo tiempo pero que había surgido la posibilidad de tocar en el festival del 25 de mayo de Pura vida. Luego se alejarán un tiempo de los escenarios en pos de crear nuevas canciones.

   


La banda que ya ha forjado un profundo sentido de unidad y pertenencia, también ofreció algunos temas de La cumparsita ya que como es sabido varios de sus integrantes han tocado ahí y entonces pasan por la lista "Un bosque" y "Años violentos " entre otros.

   


En todo momento, los fieles seguidores de la banda, que cada vez son más, no dejaron de bailar y cantar las canciones. Guajira lució lleno y entonces el empuje era mayor.


Para el final quedaron "Todo lo que ves" y "Horizonte sin freno". Fue una noche de festejos, una noche donde Humano Hormiga dio otro paso más como banda, en convocatoria y solidez musical, en esfuerzo y trabajo colectivo.