Por Ariel Ebra

PH: Romina Sautel 

 

Y un día volvieron Los Vencejos al ruedo. Y en un Pura vida lleno. Y fue una fiesta.
La noche la abrieron el Pato de Humano Hormiga y Facu de Esquirlas a dos guitarras, para tocar varias  canciones en formato acústico pero no por eso menos poderosas.
Y pasadas las 2a.m. se subieron los Vencejos al escenario y luego de una breve introducción, tocaron "Pieles y restos" , "Flores" y Esquina" y se desató el agite: canciones coreadas por el numeroso público, una intensidad que se sentía en cada rincón del templo del rock y sonrisas por doquier por la vuelta de la banda luego de un parate obligado por el confinamiento social y un virus que aún está presente.

  

El show siguió con "Encierro" y "Tristeza  y esperanza" . La banda fue acompañada en varios temas por Facundo de Sánchez de Humano Hormiga en varias canciones.
La pausa del show cuando Maxi Marino, voz de la banda, tocó solo con su guitarra "Capitán " y "Reír hasta llorar" a pura emoción.
La banda agradeció el acompañamiento y dedicó el recital a la memoria de Juan Manuel Calabró.
El cierre fue con "Ladridos" a todo vapor y poder, Vencejos hace rato que dejó de ser una promesa para ser una realidad que la posiciona entre unas de las mejores bandas de La Plata.