Por Ariel Ebra

El pasado martes 7 de diciembre en Pura Vida y por la medianoche unieron fuerzas tres bandas para realizar una fecha que seguro quedará en la memoria de muchos: Horror White, Delfines entrenados para matar y Los Cataclismos.

Las Horror White no tocaban hace dos años debido a la pandemia pero esto no fue impedimento para realizar un soberbio show. Ya desde el vamos quedó en claro que nadie iba a permanecer indiferente al sonido de la banda, un rock pesado atravesado de alguna manera por esa clasificación que se denominó Riotgirl donde todo suena fuerte y poderoso.

   

                                                                

Fueron menos de una docena de canciones las que tocaron las Horror White pero fue suficiente para incendiar el escenario y la gente pida más y más.

Luego fue el turno los Delfines entrenados para matar vestidos de elegantes chombas y dispuestos a tomar el escenario por asalto con canciones de esencia rock pero también bailables.

   

   

A esa altura de esta suerte de festival y como lo dijo el cantante de la banda, la fecha se podría haber llamado “Guada fest “ ya que Guadalupe tocó en las tres bandas que sonaron ese día.

Los delfines tuvieron no pocos inconvenientes técnicos pero los sortearon con pericia y entusiasmo, prueba de esto fue la postal del público haciendo pogo y saltando en las canciones de la banda.