Por Ariel Ebra.
Fotos de Romina Sautel.

Noche de viernes, noche primaveral y de cumbia sucia, de arrabal también y de recital.

Agua sucia y los mareados se presentaron en el Teatro Favaloro y todo fue una fiesta de reencuentro y baile.

El teatro ya lucia colmado desde temprano, en la modalidad de mesas y sillas para aquellos que querían vivir el show desde ahí y también con un aforo más amplio según la  legislación vigente.  Hay una sed de shows, de volver a vivir la música en vivo para el público y unas ganas y entusiasmo infinitos por partes de las bandas por volver al ruedo. Agua sucia puso toda la carne al asador y arremetió con una lista que no dejó a nadie con ganas de cantar y bailar. Pablo Lima, el cantante de la banda no dejó de agradecer y arengar al agite ante una sala colmada.

Fueron más de dos docenas de temas los que tocó la banda con un intermedio, también con invitados y con presentación de nuevo integrante para la banda.  Todo en si fue una escalada de movimiento al ritmo hipnótico de la cumbia, con temas muy festejados desde el comienzo como "Porque canto así " y "Voy a bailar" hasta el cierre apoteósico con "Vino mi buen amigo".

Noche de fiesta en el Favaloro a cargo de los Agua sucia

Noche de reencuentro, baile y más.  Postales necesarias en tiempos difíciles.






















































Categorías: Notas Fotos