Sigo andando los caminos que recomienda mi estrella
y se va ahondando la huella de mi l?co destino
implacable peregrino de nost?icas venturas
me remonto a las alturas de las almas desdichadas
y en cada nota pulsada pulso la misma amargura
andador de soledades donde el paisaje es incierto
donde el que afloja esta muerto, donde el que se hincha padece
all?all?an solo florece la copla de mi instrumento,
all?onde alcî^i rabia pa demostrar que exist?
all?donde la porf?es tan solo subsistir
all?umenta mi sentir de lucha y de rebeld?
en el mismo medanal, el mismo cerro y llanura
all?n la misma espesura; r? cuchilla o salitre
cada vez se agranda el buitre mientras se achica el que suda
all?onde rompe el alba su silencio en el hachazo
all?onde a puro brazo se socava el mineral
tan solo se bebe sal en el chifle del fracaso
all?onde el que aporrea la tierra con el arado
all?onde el que a pescado mantiene la panza floja
all?ace la congoja del hambre oficializado
all?ac? donde el cielo se ennegrece a chimenea
all?ac? donde sea, donde el hombre es herramienta
se va agrandando la cuenta que se cobra en la pelea
all?ac? donde sea donde la tierra es regazo
se van haciendo pedazos ilusiones y esperanzas
fe, justicia y balanza vuelcan pal lado del ocaso
donde termina la idea porque la mesa es dolor
donde sucumbe la flor de juventud descre?
all?omienza mi vida de testigo trovador.

Donde morir es apenas un proceso inadvertido
por ley del haber nacido bicho viviente y mortal
y la gloria es tan cabal como la ley del olvido
de all?engo y all?oy en cotidiano ambular
sin espejismo al mirar, sin concesi