La noche me vino a buscar,

ya no se dónde quiero ir...

Parece que algo se rompió,

sólo hay espinas en el jardín.

Siempre me hablabas del perdón ,

no sé el por qué pero lo olvidé.

En el pocillo ya no hay café

y en la alacena no tengo fé.

De todos los cuentos que leí

ninguno tiene final feliz.

En una carta te escribí:

Tengo que volver a empezar

Está lloviendo sobre la ruta de los años...

Voy bajo el cielo hecho un extraño.

Y tengo un montón de heridas de bala

que brillan en mi espalda.

Por eso me voy, por eso te escapas.

Quemamos las mañanas.


Categorias: Letras
Estelares