Y voy a llorar esta noche mi amor

si pierdo tu nombre en el fuego;

y voy a perderme este frío sin Dios,

un cortocircuito y anhelos.

El agua que calma,

la fiebre que empeora,

la palabra que asesina.

Siempre hacia abajo,

tocando hacia arriba,

te adivino, me adivinas.

Sí llevo la marca del frío sin fin

del rubor del beso ardiente.

Sí dejé sobre tu mesa de luz

los inolvidables de siempre.

Y voy a reírme esta noche mi sol

si encuentro tu nombre en el cielo

y voy a encontrar mil cerezas en flor

si brilla tu cara en mi lecho.

El agua que calma,

la fiebre que empeora,

la palabra que asesina.

Siempre hacia abajo,

tocando hacia arriba,

te adivino, me adivinas.

Sí llevo la marca del frío sin fin

del rubor del beso ardiente.

Sí dejé sobre tu mesa de luz

los inolvidables de siempre.

Y todavía llevo en mi bolsillo izquierdo

los versos que escribiste,

los versos que yo anhelo...

Y todavía llevo en mi bolsillo izquierdo

los versos que escribiste,

los versos de tus sueños...

Hombrecito luz, tratando de olvidar

los versos que escribió

para su soledad.


Categorias: Letras
Estelares