A veces, las lluvias sólo mojan -pensó-
El héroe del fuerte en esos años.
Salir de la tumba y no tener vocación
a cualquier yugo que no fuera de caño.
Ansiosas melodías tarareaba;
canciones de sables sin remache.
Sus acciones en la vida levantaron
cuando pudo comerse a la hija,
del honorable senador.
Una nena enroscada en los negocios de papá,
merquera y sutil pero fiestera
se conocieron trabajando en casanova:
Ella vendiendo y El haciendo billeteras
con brazos abiertos a este ladri,
el partido lo recibió gustoso:
Secretario de pasta en la semana,
se hizo mulo de todos los poderosos.
Fantasía y Realidad,
a esta historia le da igual.
El negocio fue creciendo para todos,
para todos menos para los que esperan
para esos que transpiran de impaciencia,
los sin zapatos que no pasan a esta fiesta .
Los reyes y papá noel no existen
y ala gente sólo la ayuda la gente.
No existe más iluso que el iluso
que aún espere que la mano,
se la de el que lo gobierne.


Categorias: Letras Callejeros